¿Parará el paro de corteros?

{image}http://www.eldia.com.co/images/stories/051108/trabajadorescana2.jpg{/image}Tras más de cincuenta días de paro y movilización de los corteros de caña del Valle, por fin la represión y la criminalización de la protesta pacífica de las que han sido víctimas han dado paso a la negociación.
El pasado lunes festivo se llevó a cabo la primera ronda de negociaciones entre los corteros en paro e Incauca, el ingenio azucarero más grande de Colombia perteneciente al industrial Carlos Ardila Lulle. En ella participaron representantes de la empresa, delegados de las 13 cooperativas de trabajo asociado que allí prestan servicios, el presidente de Sinalcorteros, Ramón Palacio, y el vicepresidente, Daniel Aguirre. Asistió, además, Adolfo Tigreros, asesor y negociador de la CUT, a pesar del rechazo de los ingenios a su presencia en la mesa de negociaciones.

Por otra parte, los demás ingenios cuyos trabajadores entraron en el paro también avanzan en el proceso de instalación de mesas de negociación, bajo los mismos parámetros y metodología usados en Incauca.

Hasta ahora sólo se han tratado los puntos menos polémicos, como el peso de la caña, la cobertura en seguridad social para los corteros y la  compensación por los días en que estuvieron en paro.

Se espera que en la segunda reunión, que se viene desarrollando durante toda la mañana del día de hoy, se toquen los temas referentes a las tarifas y las Cooperativas de Trabajo Asociado, cuya existencia y vigencia es defendida por los ingenios, pero rechazada por los corteros. Sin duda este será el punto más álgido de todo el proceso.

Ambas partes del conflicto esperan llegar a prontos acuerdos que permitan solucionar la situación en los siete ingenios que aún continúan en cese de actividades.

Los de Central Tumaco ya negociaron

El fin de semana pasado Central Tumaco, uno de los pequeños ingenios del Valle, y los empleados que se habían sumado al paro, llegaron a un acuerdo que no ha sido apoyado ni por Sinalcorteros ni por el grueso del movimiento, por la forma en que se llevó a cabo la negociación y el arreglo final al que se llegó.

“Eso no fue un arreglo sino una ´arreglada´ la que le pegaron a los compañeros corteros de Central Tumaco. Cansados de tanto tiempo en paro y endulzados con promesas, estos compañeros cometieron el error de aceptar que fueran los gerentes de las cooperativas los que hicieran la negociación, sin los asesores de la CUT ni la orientación de Sinalcorteros. Y lo que lograron fue prácticamente nada, quedaron casi igual a como estaban antes”, dijo Daniel Aguirre, quien aseguró que la negociación en Central Tumaco de ninguna manera servirá de parámetro o referencia en las mesas de negociación que se adelantan en los otros ingenios.

“Ahora no vamos a vender por nada lo que nos ha costado tanto esfuerzo mantener, casi dos meses de paro”, enfatizó el dirigente sindical.