'Camilo regresa' por el padre Javier Giraldo

{image}http://lh5.googleusercontent.com/-IoBqCDXauKM/VBhP-_bpcsI/AAAAAAAAJ5U/7i470VPXcAo/s500/caratula_camilo2015.jpg{/image}Prólogo

Camilo “regresa”, es un interesante trabajo de imaginación sobre una de las figuras más emblemáticas de la historia de la segunda mitad del siglo XX: El sacerdote revolucionario Camilo Torres Restrepo, muerto en combate el 15 de Febrero de 1966, cinco meses después de haber ingresado a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional –ELN-. Resulta interesante porque está escrito como una reflexión sociológica y política de la relación entre el pasado próximo y el presente real en una contrastación imaginada de las ideas y discursos de Camilo con los distintos imaginarios colectivos del presente, colocando a prueba, sobre una realidad palpable, la vigencia de su mirada política y social del país.

Su autor es un ser humano de profundas convicciones humanistas, sólidos principios éticos y morales que se ha parado con rectitud frente a las ofensivas que el establecimiento ha descargado sobre su acción pastoral y su compromiso social. El padre Javier Giraldo.

Estos registros oníricos, como los llama el padre Javier, no resultan ser otra cosa que un llamado, desde lo ético y humano, para pensar en voz alta y de manera colectiva, la validez del pensamiento de Camilo en particular de su imaginario de reivindicaciones, elemental en una sociedad necesitada de transformaciones urgentes, en el marco de un mundo cuyo modelo de desarrollo económico se construye en contravía de la condición humana.

El autor llena una necesidad que hemos tenido todos en algún momento: preguntarnos si regresara Camilo, cuál sería su lectura del actual momento histórico; qué pensaría de los cambios operados en el mundo en las últimas cinco décadas, comenzando por la crisis del socialismo real; cómo releería la actual situación de la izquierda democrática colombiana en el contexto de la postguerra fría; qué nuevo diálogo establecería con la Iglesia, empresarios, fuerzas armadas, guerrilla… , qué mensaje traería para las mujeres, jóvenes, indígenas, desplazados y víctimas de la violencia; qué recriminaciones o consejos haría a estudiantes, campesinos, sindicalistas, organizaciones sociales y de Derechos Humanos; qué demandaría de la comunidad internacional …, cuál sería el programa de un Nuevo Frente Unido para responder a los retos del mundo de hoy…

El texto confronta dos épocas distintas –los sesenta del siglo XX con el inicio de la segunda década del siglo XXI-, en un mundo que si bien se ha transformado significativamente, sigue cargando la tragedia de la violencia, pobreza y falta de oportunidades para grandes sectores de una población que sucumbe en el abandono y la negligencia institucional del Estado.

Camilo “regresa”, está escrito en sentido figurado, se abriga con un lenguaje literario ágil y simbólico en el cual afloran varios aspectos pertinentes de resaltar: primero, no cambia desde moralismos ingenuos el rumbo de las palabras y el trasfondo de los intereses que encarnan en una sociedad compleja, la cual crece y se transforma al mismo ritmo de sus contradicciones y urgencias, sin lograr resolver el circulo vicioso de una violencia que parece no agotarse en el ejercicio de la fuerza, las formas inhumanas de la acumulación de riqueza y los precarios pero significativos procesos de resistencia; segundo, retoma viejas y nuevas discusiones sobre escenarios que se han modificado, a través de una dialéctica sencilla en donde el discurso justificatorio de la desigualdad, detrás de supuestos procesos de desarrollo y progreso del país, se enfrenta a la contundencia de argumentos elementales soportados sobre urgencias inaplazables de la población, tales como la conservación de la vida en condiciones de dignidad; tercero, crea atmósfera de diálogos relevantes donde coloca de manera contundente el peso especifico de un razonamiento que sostiene lo absurdo de una nación, la cual se consume en su propia negación histórica entregando los recursos estratégicos garantes de su futuro, bienestar, convivencia, independencia y soberanía a las grandes empresas transnacionales; cuarto, nos enfrenta a un vacio de opciones distintas a las que puedan emprender las mismas comunidades, la clase popular como la llama Camilo, en la construcción de sus propios modelos de prosperidad y concordia fortalecidos por una unidad de propósito y la necesidad de refundar la sociedad, la política, la democracia y construir una economía alternativa que oponga a la acumulación el bienestar colectivo.

Hay en el texto una evocación profunda de la vigencia de la agenda y permanencia de las demandas de Camilo para la sociedad colombiana, una exhortación sencilla y contundente a retomar la bandera de su revolución de las cosas necesarias, para que el hambre, pobreza y desempleo no mate al ser humano, una invitación a releer los mensajes en clave de las  urgencias del presente, a forjar con el pensamiento de Camilo un camino para edificar la dignidad de la patria, desde una perspectiva en la cual el amor eficaz es el fundamento de una paz construida sobre los cimientos sólidos del bienestar, protección y convivencia democrática respetuosa.

Mas allá de todas estigmatizaciones que se puedan construir sobre lo necesario o no de las revoluciones, este relato nos ubica frente a la vigencia del contenido de la lucha amorosa de Camilo, cuya revolución no consiste en otra cosa que en la pretensión de garantizar al ser humano las condiciones requeridas para vivir con dignidad: es una lucha por el derecho a la vida, a la soberanía alimentaria de la nación, hecha alimento en la boca de los humildes y desposeídos; es una lucha de los desarrapados por el derecho al abrigo y la vivienda; de los enfermos por el derecho a la salud, atención y medicamentos; de los analfabetas postmodernos por el derecho a la educación, ciencia, cultura y arte; de los desocupados por el derecho al trabajo bien remunerado y estable; del ser humano por sus derechos, de la sociedad por la democracia, de la nación por sus recursos y su soberanía.

Y, nada de esto justifica que un solo ser humano sea asesinado, perseguido, encarcelado, toda esa revolución debía darse de manera natural, como resultado del amor eficaz del ser humano por si mismo, por la vida… Camilo “regresa”, es una invitación a salir a caminar de la mano de niños y mujeres, de ancianos y jóvenes, de trabajadores, obreros, empleados, campesinos, mineros… de las comunidades negras e indígenas, de los pobres y marginados, de las víctimas y desplazados, de las clases populares… en la búsqueda del tiempo perdido que nos arrebata la violencia, el cual debía haberse llenado de amor eficaz, de la felicidad del pueblo en un país libre y soberano, preñado con los sueños de Camilo y la gente.

CARLOS MEDINA GALLEGO

[] Descargar LIBRO: CAMILO REGRESA - completo ► PDF