Sintrasae lucha por la seguridad de los trabajadores que administran los bienes enajenados al narcotráfico sin protección

La SAE (Sociedad de Activos Especiales), es una sociedad de economía mixta, su creación fue motivada producto de la iniciativa del gobierno nacional, encabezada por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y Ministerio del Interior y de Justicia, su objeto comprende la administración de los bienes que se encuentran inmersos en procesos de extinción de dominio que forman parte del FRISCO (Fondo de Rehabilitación, Inversión Social y Lucha contra el Crimen Organizado), y que han sido recibidos por producto de medidas cautelares impuestas en procesos por delitos de narcotráfico y conexos o en procesos de extinción de dominio.

Esta entidad, vinculada al Ministerio de Hacienda, administra el fisco y recepciona para el Estado todos los activos, por ejemplo las extinciones de dominio por motivo de narcotráfico o los bienes incautados por la venta de microtráfico. Por esta particularidad, los trabajadores se ven en situaciones en las que ponen en riesgo sus vidas y su integridad física.

Como los resume la presidenta de Sintrasae, Adriana Castrillón, “conseguimos enemigos públicos”. A pesar de ello, no cuentan con un vehículo para transportarse. Muchas veces envían al funcionario solo a las diligencias y su seguridad es prácticamente nula. “Nos sentimos solos al momento de enfrentar las situaciones”, concreta.

Hasta ahora no han tenido una posición positiva de parte de la administración “La respuesta al riesgo que corremos, es que se encuentra en camino una prima de seguridad, porque se determinó que nuestro riesgo es de nivel 5, nos han dicho en repetidas ocasiones que van otorgar dicha prima, pero a la fecha no vemos ningún respaldo”

Por ello, la presidenta de Sintrasae envía un mensaje a sus compañeros y demás trabajadores de la SAE. “Necesitamos unirnos. No podemos esperar a que maten a un funcionario o quede lisiado, tenemos que unirnos para defender nuestros derechos, para conseguir mejores condiciones laborales, para exigir respeto y seguridad”.