Ante nueva amenaza por explotación en La Macarena, USO propone cambio en la política petrolera

La Unión Sindical Obrera hace un llamado de alerta ante el avance irracional de la exploración de hidrocarburos en zonas protegidas o áreas reservadas en todo el país. La Agencia Nacional de Hidrocarburos está irrespetando la normatividad y se ha convertido en un ente sin control.

El Decreto Ley 1989 de 1989 declaró como área especial el parque La Macarena y la Reserva Sierra de La Macarena. Pero esta norma a la ANH no le ha importado. Autorizó concesión a la industria de los hidrocarburos, como el caso de Hocol, en el bloque CPO 16, en una extensa área que comprende varios municipios del Meta, entre ellos Vista Hermosa, San Juan de Arama y Mesetas, en un proyecto con fines de explotación de las arenas bituminosas descubiertas cerca del río Güéjar y que incluyen al río Ariari.

“Es nefasto para el medio ambiente. Preocupa mucho a las comunidades del Ariari, porque es un área de comunicación de tres ecosistemas, para la fauna de la Orinoquía hacia la cordillera oriental y hacia la Amazonía y viceversa. Incursionar con taladros en esa zona interrumpe este hábitat natural y afecta la migración de las especies”, planteó Oscar Vanegas, ingeniero de Petróleos y asesor de la USO.

Este proyecto amenaza con acabar cuerpos de agua, piscinas naturales utilizadas para el turismo y a los ríos Güejar y Ariari, que surten la despensa agrícola del Meta y de Bogotá. Vanegas trae a colación el caso de los yacimientos de Athabasca, en la región de Alberta, en el oeste de Canadá. Extraer el petróleo de las arenas bituminosas requiere un sistema que en esta región ha demostrado ser altamente contaminante y dañino para el medio ambiente.

El académico propone un cambio en la política petrolera del país. La ANH tiene la potestad de adjudicar las áreas a dedo, con un modelo contractual con concesión que le deja muy poco al país. Esto ha ocasionado un saqueo de los recursos naturales, que dejan un impacto negativo en el medio ambiente y para los habitantes.

Desde la USO, “invitamos a un cambio en la política petrolera con una ley orgánica de hidrocarburos. Que Ecopetrol retome el control del subsuelo y el manejo de la política petrolera  en el modelo contractual, que salve ese saqueo y desmonte. Volvamos a una gran participación para el país en la renta petrolera como ocurrió en el periodo 1964 a 2004, donde Ecopetrol tenía el modelo de contrato de asociación y nos dejaba más del 80% de la renta petrolera del país”.

Esta propuesta plantea incursionar en el recobro mejorado para mantener la producción de hidrocarburos en los campos maduros. “En Colombia el factor de recobro es solo del 20% tenemos un 80% del curdo que podemos extraer con tecnología de punta. En Estados Unidos el factor de recobro es el 60%. Bajo el recobro mejorado con un 10% de estas reservar tenemos asegurado el suministro interno por los próximos 20 años”, indicó el profesor.