El 18 de abril en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada la Secretaría Distrital de Educación realizó un evento para el lanzamiento de la guía metodológica Alianza Familia Escuela.

El 18 de abril en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada la Secretaría Distrital de Educación realizó un evento para el lanzamiento de la guía metodológica Alianza Familia Escuela.


La participación requería previa inscripción y confirmación de la asistencia. Sin embargo, desde la llegada de los invitados se advertía que algo no funcionaba bien. A las 7:15 de la mañana ya la fila era bastante larga. Sobre las 8 de la mañana, por parte del personal de representación y de logística se da aviso del cierre del auditorio, porque ya había llegado a su tope máximo.

No había a las 11 de la mañana respuestas ante las solicitudes de aclaración de los presentes ni por parte de la organización, ni de la SED. La molestia, por supuesto, era enorme. Muchos se manifestaron en redes sociales. Entre los asistentes había madres, padres, estudiantes, coordinadores y rectores.

Resulta que 2.000 personas se inscribieron y solamente dentro del auditorio había capacidad para 800 personas, por lo cual más de 1.200 personas se quedaron afuera. Fue una demostración de improvisación, especialmente porque después dijeron que esa información la enviarían al correo.

“Exigimos respeto por al tiempo de las y los presentes. La única respuesta recibida es que el material se enviará por correo y posteriormente se comunicará a las DILES de la situación. Los y las participantes manifestamos nuestra inconformidad dejando mensajes en las puertas de la instalación y exigiendo la presencia del subsecretario de Educación, que no fue posible”, expuso la docente Vanessa Archila. 

La organización fue un desastre. Particularmente, la Secretaría de Educación hizo ir a los docentes, coordinadores y rectores hasta un sitio, suspendió clases y dejando alumnos por fuera. Para después mandar a los mismos invitados a sus casas sin ni siquiera una disculpa.

La profesora Archila afirma, “se ratifica la doble moral de la secretaría de Educación, cuando acusa a los maestros y maestras por afectar la normalidad académica en los paros, pero no cuando la falta de gestión y la improvisación (de esta misma) sacan y dejan a los maestros fuera de sus aulas. Exigimos aclarar el proceso de convocatoria y los recursos intervenidos para el evento. Requerimos una disculpa pública en todos los medios oficiales de la Secretaría, reconociendo la falta de gestión y la improvisación”.