La ADE rescata las ‘Propuestas y Consideraciones al Plan de Formación Docente de Bogotá’

Desde el año 2006, la ADE ha presentado un documento denominado ‘Propuestas y Consideraciones al Plan de Formación Docente de Bogotá’ que contiene una serie de recomendaciones para un mejoramiento progresivo en esta área.

Actualmente, hay dos puntos relevantes que están siendo discutidos con la actual Secretaría de Educación para replantear aspectos coyunturales de este programa. Andrés Cubides, delegado por la ADE ante la Comisión de Capacitación Docente Distrital, explicó en detalle en qué consisten.

Por un lado, “la ADE siempre ha solicitado que la formación docente sea desarrollada por entidades de educación superior. Lo cual marca una diferencia con el desarrollo anterior de los PFPD, respecto a que se escogían cursos”. Además, es destacable que las universidades deben contar con grupos de investigación con experiencia.

Con la nueva SED se ha presentado una contradicción con la formación permanente, pues quiere dejar la Cátedra de Paz a ONGs. “Es un paso peligroso; retroceder en algo que ya habíamos avanzado en Bogotá. Las ONG, con el respeto que se merecen, no son instituciones de educación”, señala Cubides. En este sentido, la ADE plantea que deben mantenerse las universidades y las unidades de investigación.

En segundo lugar, con 7.500 graduados, la experiencia ha sido efectiva en el financiamiento de la Secretaría de Educación. “Tenemos una legión que son magísteres, doctores en educación”, destaca el delegado.
 
La propuesta de la ADE radica en que existen una serie de trabajos que la secretaría paga y contrata con personal externo y mediante tercerización. Entonces, estas actividades podrían ser desarrolladas por maestros graduados y capacitados, en vez de pagarles a instituciones extranjeras.

Se trata de actividades como coevaluadores o pares académicos para la evaluación de obras escritas. Cuando la SED contrata con entidades externas la evaluación de cada obra tiene un costo de 500.000 pesos, los docentes formados cuentan con la preparación para esta labor.

Pero, como la modalidad de la Secretaría actual, tal como sucede con la educación contratada con oferentes en los colegios, prefiere buscar empresas o instituciones externas, la propuesta se puede quedar relegada. Cubides critica que con la “contratitis” los presupuestos se destinan para tercerización, en vez de destinarlos a lo social.