Skip to main content
“La movilización sigue, el movimiento sindical y social no se calla, no se detiene” Presidenta de la Uneb

“La movilización sigue, el movimiento sindical y social no se calla, no se detiene” Presidenta de la Uneb

Fuente: ENS

Las múltiples negociaciones colectivas, la carrera electoral hacia un nuevo gobierno en 2022, los cambios en el mundo sindical, sus apuestas y la movilización social en medio de la pandemia son algunos de los temas que hicieron parte del diálogo con Sofía Espinosa, presidenta de la Uneb.

Esta entrevista hace parte de una serie de conversaciones que publicaremos con líderes de ONG´s y de organizaciones sindicales sobre las perspectivas que tienen ellos para este 2021. No será un año fácil y para afrontarlo se requiere que la sociedad civil y las organizaciones sociales y políticas continúen con su papel de defensa de los menos favorecidos y de los derechos humanos.   

¿Cuáles son los retos de la UNEB para este 2021?

Tenemos varios temas que abordar, uno de ellos es la Negociación Colectiva, este año tenemos en varios bancos: en el Banco de Bogotá, BBVA, en el Itaú, GNB Sudameris, Scotiabank y Citi Bank. Unas negociaciones que obviamente estarán muy ligadas al tema de la pandemia y de la implementación en muchos bancos del trabajo en casa. Necesitamos analizar esas condiciones de trabajo en casa de personas con comorbilidades, como será el ambiente laboral, el derecho a la desconexión, la implementación de sus puestos de trabajo, las garantías laborales para esas trabajadoras y trabajadores. Así que es una coyuntura que tenemos que abordar y nos toca adentrarnos en esas nuevas realidades que se nos vienen dando producto de la pandemia.

Nos preparamos también en una puesta política para un gobierno en 2022. Estaremos apoyando, ojalá una sola candidatura que salga de los aspirantes de la izquierda, porque vemos que es una gran confluencia la que deben darse a nivel país de sectores de izquierda, alternativos progresistas, que se sumen a este proyecto de ser gobierno central en el 2022.  Consideramos que la derecha que ha gobernado históricamente en el país ha minado cada vez más las condiciones laborales de los  trabajadores, la situación de desigualdad social se acrecienta en el país y le hacemos esta apuesta  al mundo obrero al mundo sindical, de una gran confluencia de sectores para ser alternativa de gobierno central y obviamente de gobiernos locales buscando mejorar las representaciones en Senado, un buen numero que estén defendiendo  y estén por construir una sociedad más justa e igualitaria. 

Vamos también a mirar unas implementaciones tecnológicas a nivel de sindicato para irnos poniendo a tono con este tema virtual. Este tema de las nuevas plataformas que nos hacen comunicarnos con los trabajadores y con la sociedad en general en esa misma vía.

Seguimos con la construcción y fortalecimiento el Observatorio Financiero que creo la UNEB con docentes de la UNAL y seguimos también fortalecimiento el Observatorio Laboral donde confluimos varias organizaciones sindicales y organizaciones sociales, ONG’s, hablándole al país del comportamiento laboral.

Estamos también con un tema fundamental, del cual la UNEB se ha puesto al centro: la formación de la nueva dirigencia sindical, hombres y mujeres para que haya el relevo generacional tan necesario en las estructuras sindicales  y de la mano también en la construcción de una política de inclusión de género que estamos participando en la CUT nacional y que jugamos un papel preponderante, y obviamente en el sindicato, para que sea una formación al interior del sindicato para que se alisten a enfrentar estos nuevos retos en el mundo laboral.

Estamos también con otras organizaciones como la ENS, la Redal y otras construyendo plataformas de formación virtual que nos parece que es importante. Seguimos acompañando la campaña de renta básica universal, hemos estado desde el principio apoyando este proceso y creemos que Colombia requiere una política pública de implementación de una renta básica universal

La Uneb también se prepara para hacer un cambio en los estatutos, una forma interna, preparándonos para las nuevas coyunturas que hay en el mundo laboral y viéndonos más en perspectiva de lo que va a ser el esquema de negociación colectiva, del derecho de huelga del derecho de asociación. Así que estamos trabajando a eso para sacarlo adelante con un tema organizado, coordinado y consensuado al interior del sindicato. Esos son los puntos estratégicos para el 2021.

¿Cómo ve la pandemia y su recrudecimiento en este inicio de año?

Nosotros vemos con gran preocupación el tema de como se ha abordado la pandemia en Colombia. Vemos que el gobierno nacional ha estado muy mal librado. No es posible que a estas alturas no se tenga una concreción sobre la compra de las vacunas para la población colombiana, varios países de américa latina ya han empezado a vacunar a su población y nosotros no tenemos eso cubierto ni definido por el gobierno. La estructura nacional de los hospitales, de las clínicas de atención de Covid y las EPS, se han rajado; hoy  no le están dando la atención a los pacientes, en este momento hay gran manejo de pacientes en casa porque la entidades están colapsada  y ni hablar del personal de la salud que ha sido maltratada laboralmente, las jornadas han sido extenuantes, no se les ha protegido con elementos de bioseguirdad, se les ha incumpliendo  con las ofertas que el gobierno nacional les ha hecho y son las personas que están al frente de la atención de los pacientes de Covid.

Como Uneb estamos enlazados con UNI, como organización internacional y hemos estado mirando muy de cerca lo que ha sido la afectación de Covid en el mundo laboral, las exigencias a los gobiernos para que se cumplan los temas de salud y de protección a los trabajadores. Creemos que este tema de alianza internacional, de estar brindando solidaridad y apoyo que es tan necesario, ya que no solamente nos afecta la pandemia sino la violencia porque siguen los asesinatos y amenazas a los dirigentes sociales, políticos y sindicales, no solamente nos mata el Covid sino las balas asesinas, por eso el apoyo internacional es muy necesario.

¿Qué va a pasar con la movilización social este año?

Ha influido pero el movimiento social y sindical no se detiene, creo que hay suficientes razones para hacer una composición mixta de movilización presencial, en las calles y una movilización en redes, creo que ahí lo hemos estado haciendo. Hemos seguido en la dinámica que debemos seguir sosteniendo porque siguen ocurriendo hechos desde el gobierno central e inclusive de gobiernos locales que no son los acertados o pertinentes frente a las necesidades del pueblo colombiano y si bien nos ha afectado el tema de estar en cuarentena, encerrados, pues no hemos dejado de opinar, de incidir, de movilizar opiniones y protestas a través de todas las formas que no sea posible. La movilización sigue, el movimiento sindical y social no se calla, no se detiene, continua.

Sobre la renta básica ¿cómo seguir dando argumentos?

La realidad económica es cada vez más calamitosa. En este momento del país, donde la pandemia nos desborda, se han cerrado muchas empresas, hay pérdida de empleo, la gente no está teniendo posibilidad de sostener sus negocios, la pequeña, la mediana y hasta la gran empresa se han visto afectadas y hay mucho sacrificio de puestos de trabajo. La gente está saliendo a la calle a rebuscarse en la informalidad, entonces se acrecienta el nivel de personas en la informalidad y la gente no está teniendo para cubrir sus necesidades básicas, empezando por el alimento. No es posible que hoy haya niños, ancianos y familias sin poder comer sus alimentos, pagar los servicios públicos, con falta de transporte, no pueden salir a rebuscarse. Necesitamos que la gente no se muera de hambre, que la gente tenga para cubrir sus necesidades básicas y que el gobierno le de esta sostenibilidad a millones de familias.

Cuando nosotros planteamos la renta básica que se llevó por los senadores estábamos diciendo que había que cubrir una gran parte de la sociedad que hoy está desprotegida, son millones de familias que hoy están pasando por necesidades grandísimas, están llegando a niveles de miseria con la pandemia. Hoy no hay una atención adecuada, el ingreso solidario y esas ayudas pírricas no sirven, se necesita un ingreso básico justo que pueda cubrir las necesidades de las familias que hoy no tienen ingresos, que perdieron sus empleos, que ninguno de los miembros ha podido obtener empleo por que las empresas cerraron y muchas empresas no están contratando hoy personal. Es absolutamente indispensable que se pueda dar un ingreso decente.